SMF INSTITUTE

El sedentarismo es uno de los factores de riesgo para el desarrollo de las  Enfermedades Cardiovasculares. Las Enfermedades Cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón y  a los vasos sanguíneos (arterias, capilares, venas) de todo el organismo, tales como el cerebro, las piernas y los pulmones.  Entre las enfermedades cardiovasculares destacan las enfermedades isquémicas del corazón (como por ejemplo, el infarto agudo de miocardio).

La actividad física regular disminuye la mortalidad por las enfermedades cardiovasculares en un 30% y también reduce el riesgo de sufrirlas. A mayor cantidad de actividad física, menor incidencia de desarrollo de anomalías cardiacas.

Este programa especialmente concebido para las personas afectadas de enfermedades isquémicas del corazón, o con alto riesgo de padecerlas. En las personas que han sufrido un infarto de miocardio, el objetivo es hacer un “puente” entre la rehabilitación cardiaca realizada previamente en el hospital,  y el retorno del enfermo a la vida normal. Se trata de un entrenamiento direccionado, respetando la individualidad de cada persona, dentro de esta enfermedad, junto con la prescripción del ejercicio adecuado con la intensidad oportuna, con una atención específica en el control de la actividad. 

Como prevención primaria, reduce las posibilidades de sufrir un infarto cardiaco. Como prevención secundaria dificulta la progresión de la enfermedad.

Disminuye los triglicéridos y regula el colesterol, aumentando el colesterol HDL (“colesterol bueno”).

Previene el sobrepeso.

Controla los niveles de glucosa.

Mejora de la tolerancia al esfuerzo.

Mejora de la capacidad cardiopulmonar.Ayuda a regular la tensión arterial.