SMF INSTITUTE

El síntoma principal de la fibromialgia es el dolor crónico generalizado , junto con la fatiga, la rigidez, los trastornos del sueño y las alteraciones del estado de ánimo (ansiedad, depresión). Además, gran parte de las personas que padecen esta enfermedad son sedentarias, y por consiguiente tienen baja condición física, lo que conlleva un agravamiento de los síntomas y una mayor incapacidad y deterioro de las funciones y de la salud en general.

El ejercicio físico se ha revelado como uno de los mejores tratamientos no farmacológicos para paliar los síntomas que provoca esta enfermedad.

Se ha comprobado científicamente que  la practica del ejercicio produce la liberación de sustancias que disminuyen la  percepción del dolor, y que mejora tanto la capacidad aeróbica como la fuerza y la resistencia en enfermos con fibromialgia, lo que se traduce en una reducción de la fatiga y del dolor a la hora de realizar las actividades cotidianas, y en una mejoría en la calidad de vida. Los beneficios específicos de realizar un programa de ejercicio son: 

el aumento de la resistencia muscular y la disminución de la tensión muscular y la astenia.

la mejora de la capacidad aeróbica y la disminución de la fatiga.

el aumento de la movilidad articular y de la flexibilidad.

la disminución del dolor y la rigidez.

proporciona un mejor descanso nocturno.

proporciona bienestar psicológico, reduciendo la depresión y la ansiedad.

mejora la capacidad funcional.

la disminución del consumo de fármacos.