SMF INSTITUTE

El sedentarismo, junto con algunos condicionantes patológicos que suelen acompañarle como la obesidad, la resistencia insulínica y la depresión, es uno de los factores  que aumenta el riesgo de padecer cáncer.  Estudios científicos han demostrado que las personas físicamente activas tienen un 50% menos de riesgo de padecer cáncer que las personas sedentarias (World Cancer Research Foundation).

Se ha comprobado que la actividad física es muy beneficiosa, no sólo como prevención sino también para  el tratamiento y recuperación del CÁNCER.

 

La obesidad es la enfermedad metabólica más frecuente. En su origen siempre existe un balance energético positivo (la ingesta calórica es mayor que el gasto energético). Mas la obesidad no sólo es una enfermedad en sí misma, sino que predispone a padecer otras muchas enfermedades. Contribuye a aumentar la mortalidad por enfermedades cardiovasculares, y a la aparición de la diabetes mellitus, de alteraciones esqueléticas, hipertensión arterial, hipercolesterolemia, trastornos psíquicos, cáncer.

El tratamiento de la obesidad tiene como meta la pérdida de peso, pero en la mayoría de los casos aunque la dieta no sea muy estricta y sea equilibrada, esta pérdida de peso conlleva también la pérdida de tejido muscular, además de la pérdida de tejido adiposo.

El síntoma principal de la fibromialgia es el dolor crónico generalizado , junto con la fatiga, la rigidez, los trastornos del sueño y las alteraciones del estado de ánimo (ansiedad, depresión). Además, gran parte de las personas que padecen esta enfermedad son sedentarias, y por consiguiente tienen baja condición física, lo que conlleva un agravamiento de los síntomas y una mayor incapacidad y deterioro de las funciones y de la salud en general.

El ejercicio físico se ha revelado como uno de los mejores tratamientos no farmacológicos para paliar los síntomas que provoca esta enfermedad.

El sedentarismo es uno de los factores de riesgo para el desarrollo de las  Enfermedades Cardiovasculares. Las Enfermedades Cardiovasculares son aquellas que afectan al corazón y  a los vasos sanguíneos (arterias, capilares, venas) de todo el organismo, tales como el cerebro, las piernas y los pulmones.  Entre las enfermedades cardiovasculares destacan las enfermedades isquémicas del corazón (como por ejemplo, el infarto agudo de miocardio).

La actividad física regular disminuye la mortalidad por las enfermedades cardiovasculares en un 30% y también reduce el riesgo de sufrirlas. A mayor cantidad de actividad física, menor incidencia de desarrollo de anomalías cardiacas.

El hipotiroidismo es una enfermedad caracterizada por la producción anormalmente baja de la hormona tiroidea. Debido a que la hormona tiroidea interviene en el crecimiento, en el desarrollo, en la frecuencia cardiaca, y en muchos procesos celulares, la producción anormal de ésta tiene consecuencias generalizadas para el cuerpo. Entre los síntomas más comunes destacan la disminución del metabolismo, el aumento de peso, la fatiga, la depresión, la falta de concentración, la intolerancia al frío, el colesterol alto, etc. 

En el caso del HIPOTIROIDISMO, los tratamientos basados en actividad física están direccionados a reactivar y a redireccionar el metabolismo promoviendo un cambio en el ADN de las células.

La DIABETES TIPO II es una enfermedad crónica que se caracteriza por altos niveles de azúcar (glucosa) en la sangre. La diabetes es causada por una anomalía en la producción y uso de la insulina. La insulina es necesaria para llevar el azúcar de la sangre (glucosa) hasta las células, donde ésta se almacena y se usa posteriormente como fuente de energía.

Con la diabetes tipo II, la grasa, el hígado y las células musculares normalmente no responden a dicha insulina. A esta condición se la denomina resistencia a la insulina. Como resultado, el azúcar de la sangre no entra en las células no pudiendo así ser almacenada para obtener energía. Cuando esto pasa se produce la hiperglucemia, es decir, la acumulación de niveles muy altos de azúcar en la sangre.

El mecanismo fisiopatogénico de la URTICARIA COLINÉRGICA  se manifiesta a los pocos minutos de iniciar la actividad física, por ello se la conoce vulgarmente como "la alergia al ejercicio". Es una enfermedad que produce picor en el cuerpo debido al incremento de la temperatura corporal. En general los tratamientos con antihistamínicos son parcialmente efectivos, pues previenen los episodios. La Urticaria Colinérgica está  asociada con muchos grupos de enfermedades, siendo uno de ellos las tiroideas. Se manifiesta con  pápulas eritematosas y pruriginosas de entre 2 y 4 mm. de diámetro en la piel del paciente por todo el cuerpo.

Este programa consta de ejercicio físico específico y de recomendaciones nutricionales para tratar de reducir totalmente los síntomas de esta enfermedad.