SMF INSTITUTE

URTICARIA COLINÉRGICA - LA ALERGIA AL AL EJERCICIO FÍSICO II

RESUMEN

La Urticaria Colinérgica es una enfermedad relativamente poco conocida, pero que afecta a un creciente número de personas. Ello se da en función del aumento de la contaminación atmosférica, de la degradación de los hábitos alimenticios, el estilo de vida sedentario, etc.

Se ha evidenciado que la subida de la temperatura corporal es uno de los principales promotores de la aparición de los picores, de lesiones cutáneas, que en algunos casos  pueden acompañarse de manifestaciones respiratorias  como las disneas (dificultad respiratoria o falta de aire),  las  sibilancias (sonido que hace el aire al pasar por las vías respiratorias y que está relacionado con una importante falta de respiración) y, en los casos más extremos, los angioedemas (que se caracterizan por la rápida tumefacción de la piel y los tejidos) o hipotensión (tensión más baja de lo normal), síntomas que pueden o no darse en un mismo paciente. Es la alostasis (respuesta y adaptación a una alteración metabólica) ocasionada por un cambio metabólico promovido o no por los factores externos y que tiene como consecuencia el estrés, y que puede o no ser causada por la práctica de actividad física.

En presencia del estrés, dentro o fuera de la práctica del ejercicio físico, pueden ocurrir cambios metabólicos muy importantes, siendo estos capaces de elevar la temperatura corporal. La UC también puede manifestarse por otros factores como el calentamiento del cuerpo en las duchas con agua demasiado caliente o en las saunas, y/ o por factores emocionales que también pueden llevar al estrés.

La UC normalmente se presenta en forma de erupciones cutáneas entre los 2 y los 30 minutos después de haber iniciado la actividad física, o la actividad que altere la sensación térmica de la persona. Cada caso es un mundo totalmente diferente, pudiendo estar asociada a diferentes enfermedades siendo uno de ellos las tiroideas En muchos de estos casos, la relación puede hacerse con la alimentación del sujeto: una mala alimentación puede ocasionar la estimulación del alérgeno, haciendo que las reacciones alérgicas sean bastante más frecuentes de lo normal. Algunos alimentos pueden fomentar la libración de histamina. En el caso de la Urticaria Colinérgica, no solo se debe ver dicha enfermedad desde el punto de vista de la incomodidad, de los picores y de las heridas en la piel, sino y también desde el punto de vista de la alimentación, de la reducción de la acidez orgánica y de la eliminación de los radicales libres del organismo. Los radicales libres de los fármacos también pueden ser muy dañinos para la salud y pueden fomentar mucha acidosis en el organismo.

INTRODUCCIÓN

A la mínima alteración del metabolismo se puede ocasionar una subida de la temperatura corporal, los picores se manifestarán de una forma muy intensa, de ahí el malestar.

Una de las cosas más importantes que tenemos observado en la UC, es que ésta se torna más agresiva al haber un cambio metabólico fomentado por una alostasis (estímulo que puede elevar la temperatura corporal y que produce cambios metabólicos, ejemplo estrés). Hasta que el sistema nervioso parasimpático se active por medio de la homeostasis (equilibrio del organismo dentro de un estímulo recibido), en muchos casos, los efectos de la UC pueden ser realmente dañinos y preocupantes.

La alergia es en realidad una reacción de protección que tiene nuestro organismo. Existen muchos factores y sustancias que son perjudiciales para las personas alérgicas, pero inofensivas para las personas no alérgicas. En presencia de estos factores o sustancias, el organismo de la persona alérgica reacciona liberando unos anticuerpos llamados inmunoglobina E (IgE), que provocan el trastorno cutáneo, respiratorio o digestivo, alertándonos del problema. En el caso de las personas que sufren de Urticaria Colinérgica, la reacción alérgica en el organismo podrá producirse, además de por la elevación de la temperatura, por una elevada acidez o por las emociones.

SINTOMATOLOGÍA

La Urticaria Colinérgica se manifiesta con pápulas eritematosas y pruriginosas de entre 2 y 4 mm. de diámetro en la piel del paciente por todo el cuerpo. Existe un aumento de la incidencia de Urticaria Colinérgica en pacientes con dermatitis atópica. Los pacientes que están más severamente afectados por la UC pueden experimentar además sintomatología sistémica como: Desmayo, Calambre abdominal, Diarrea, Salivación, dolores de cabeza.También pueden parecer, en los casos más graves, angioedema, lesiones hepatocelulares, asma, reacciones anafilactoides y reacciones anafilácticas.

Un punto crucial en la urticaria colinérgica no es la temperatura real de la superficie de la piel, la temperatura media de la piel, sino un aumento o una disminución en la temperatura corporal. El problema reside en los cambios de la temperatura, más que la temperatura en sí. El aumento de la temperatura corporal puede producir la Urticaria Colinérgica, pero dicho aumento también puede ser desencadenado por una baja temperatura medioambiental.

SINTESIS DE LA URTICARIA COLINÉRGICA

Hipotálamo> Acetilcolina> Mastocitos> Liberación de Histamina> Urticaria.

Hipotálamo: El hipotálamo es una parte del cerebro que está compuesta de varios núcleos que desarrollan importantes funciones: el desarrollo de la inteligencia, el control del estrés, la coordinación motora, regula la liberación de hormonas de la hipófisis, regula la temperatura corporal, el hambre, la sed, la fatiga y organiza conductas como la alimentación, ingesta de líquidos, entre otras cosas.

El hipotálamo es el responsable directo del control de la temperatura de nuestro cuerpo. Es nuestro regulador de temperatura. Cuando nuestro hipotálamo detecta un aumento de la temperatura corporal, envía una señal a otros receptores, lo que finalmente inicia una respuesta en forma de sudor. Cuando estamos con frío, nuestro hipotálamo envía una señal para que temblemos (esa acción hace que suba la temperatura). Cuando estamos calientes, nuestro hipotálamo envía una señal a nuestro cuerpo para que éste se enfríe. Nuestro cuerpo se enfría por la liberación del sudor por vía de pequeñas glándulas situadas en todo el cuerpo. Estas glándulas sudoríparas están situadas en la dermis reticular e hipodermis. Se abren al exterior a través de los poros de la piel y segregan el sudor, grasa sobrante líquida con sabor salado, y una textura parecida a la orina. Cuando se libera este sudor, se produce un efecto de enfriamiento por evaporación permitiendo que en la superficie de la piel, el sudor pueda enfriar el cuerpo de una manera significativa.

Acetilcolina: La liberación de acetilcolina y el sudor. Cuando nuestro hipotálamo detecta el aumento de la temperatura, se envía un estímulo hacia nuestras neuronas para activar las glándulas sudoríparas. Estas señales viajan por medio de una red de neuronas localizadas en todo nuestro cuerpo. Cuando esta señal alcanza el final de cada neurona de la red, un neurotransmisor llamado acetilcolina se libera. Por razones que aún no conocemos, esta liberación de acetilcolina produce mastocitos que rodean a los tejidos de la piel.

Mastocitos: Célula residente de varios tipos de tejidos que contiene muchos gránulos ricos en histamina y heparina. Se consideran parte del sistema inmunológico. Estos mastocitos se depositan en la mayoría de tejidos de nuestro cuerpo, como la piel, los pulmones, el estómago, los órganos sexuales, etc. Cuando nuestro hipotálamo envía una señal por nuestro sistema nervioso para sudar, el neurotransmisor químico que se libera de alguna manera hará que el mastocito se degranule. Cuando esto sucede, nuestros mastocitos liberan el producto químico conocido como "histamina."

Histamina: La histamina es una sustancia química creada y almacenada por los mastocitos. La histamina aumenta la absorción de los capilares en las células blancas de la sangre y otras proteínas, a fin de permitir que atrapen a los invasores extraños en los tejidos afectados. Cuando nuestros mastocitos se degranulan, se libera la histamina en el interior de los gránulos. Esto conduce a los síntomas inmediatos de alergia: enrojecimiento de la piel, aumento de calor, picor extrema, pequeñas ronchas, sensación de escozor. La histamina es lo que lleva a la muy incómoda sensación de picazón durante una reacción de urticaria colinérgica.

Esto lo que generalmente sucede con las personas durante un ataque de urticaria:

El hipotálamo detecta un aumento de la temperatura corporal y envía una señal hacia una red de neuronas para activar las glándulas sudoríparas. Dichas neuronas liberan el neurotransmisor "acetilcolina." Este producto químico, por razones que aún se desconocen, ayuda en la degranulación de los mastocitos en la piel. Esta rápida degranulación conduce a la liberación de histamina que se extiende ampliamente en el tejido de la piel cerca de la región de las glándulas sudoríparas.

La liberación de histamina activa una respuesta inflamatoria en el tejido casi al instante, creando una sensación de picor muy incómodo, enrojecimiento de piel y pequeñas ronchas en forma de puntos.

El ataque generalmente se puede abortar si el individuo consigue enfriar su cuerpo rápidamente. Esa acción bloqueará las señales procedentes de la activación de las glándulas sudoríparas. Si el cuerpo se enfría manualmente, no habrá necesidad de que el hipotálamo se ponga en marcha para iniciar el proceso del sudor.

Lo interesante es que una vez que el cuerpo suda, la reacción remite, y ello es debido a la homeostasis que se produce en el organismo de la persona , y que tiene como objetivo controlar el estrés y reequilibrar el organismo; pero la gran cuestión es hacer que una persona que padece Urticaria Colinérgica consiga llegar a sudar y estabilizarse dentro del sudor, pues la mayoría de las personas con esta patología y que no fueron tratadas con ejercicio físico, no consigue pasar de la fase de hipersensibilidad, además, algunas de ellas pueden experimentar múltiples reacciones por día. Todavía no estamos seguros sobre el proceso de degranulación de los mastocitos. En lo que se ha investigado en todo el mundo hasta el momento, no se ha podido identificar los mecanismos responsables exactos. Hasta el momento el ejercicio físico está funcionando de manera muy efectiva y con gran éxito en las personas que forman parte de mi programa.

¿Por qué es tan difícil practicar actividad física padeciendo Urticaria Colinérgica?

Al practicar ejercicio físico se producirá un importante estrés y a la vez un daño muscular microscópico. Este daño implica la ruptura del sarcómeros (unidad anatómica y funcional del músculo estriado), y de las membranas, lo que facilitará una inflamación, que es la consecuencia de una respuesta inmunitaria del organismo frente al daño ocasionado. Las células inmunitarias, como por ejemplo los leucocitos, actúan y hacen que aumente el flujo sanguíneo hacia el área dañada, y éste hace que lleguen más nutrientes y más oxígeno a las zonas dañadas para poder eliminar los radicales libres, como por ejemplo el lactato.

Al hacer ejercicio, el equilibrio químico de la célula (la homeostasis celular) se rompe. La homeostasis es la estabilidad orgánica. Con el desequilibrio de la homeostasis, se produce un cambio en el medio químico de la célula alterando así su función fisiológica en el control de los órganos. Los órganos reaccionan en contra del estrés con el fin de controlar la homeostasis y por consiguiente sus funciones orgánicas. Éstos son los cambios homeostáticos durante la actividad física: elevación de la temperatura corporal, aumento de la acidez en la sangre, caída del oxígeno contenido en los líquidos corporales, incremento del dióxido de carbono, entre otros. Al recibir estos desórdenes, las células cambian sus funciones para adaptarse al ejercicio físico. Estos ajustes ocurren en el corazón, en los pulmones, en el páncreas, en los músculos, y los huesos. Todo este desequilibrio temporal ocurre constantemente en nuestro organismo, sobre todo con la práctica de la actividad física, y dentro de un proceso de enfermedad puede ser beneficioso porque hace reaccionar a las células de manera muy positiva. Pero cuando se padece Urticaria Colinérgica, el organismo de la persona es hipersensible a estos cambios y se encontrará con un desequilibrio importante debido a desórdenes metabólicos y a una excesiva acidez en su organismo que puede estar siendo ocasionada por una mala alimentación, exceso de fármacos, consumo de alcohol, tabaco, etc.

Hemos podido evidenciar que hay factores muy importantes para el desarrollo de la Urticaria Colinérgica, además de los cambios de temperatura, y estos son la Acidez y las Emociones. Los picores y ronchas ocasionados por la elevación de la temperatura corporal, pueden ser también una consecuencia de estos dos factores, pues tanto el uno como el otro ayudan a debilitar el sistema inmune dificultando las defensas del organismo, degradando así la salud.

LA ACIDEZ

El gran problema es la acumulación de acidez que un estilo de vida inadecuado puede fomentar en el organismo a lo largo del tiempo.

Nuestro organismo mantiene una lucha constante en contra de la acidez, todo con el objetivo de mantener el equilibrio celular, pero es fundamental tener en cuenta que las emociones juegan un papel fundamental en este partido. Todas las enfermedades están directamente relacionadas con las emociones. Si añadimos los alimentos hostiles al organismo que son capaces de producir una ingente cantidad de acidez y a la vez debilitar la salud, junto con una mala gestión de las emociones asociada a alguna enfermedad en desarrollo o ya desarrollada, la amígdala será accionada, se hipertrofiará estimulando el miedo, la ansiedad, la depresión y el estrés. Esta actividad es capaz de inhibir el sistema inmunológico mermando sus defensas.

La acidez facilita la presencia de una gran cantidad de invasores extraños al organismo como las bacterias, toxinas, virus, etc. Ante una situación de peligro como ésta, el organismo reacciona para defender la integridad del cuerpo humano iniciando un proceso de inflamación. Frente a la acidez orgánica y con la ingesta de alimentos poco saludable para el organismo (exceso de carnes rojas, azúcar refinado, harinas refinadas, alcohol, etc.), se podría desarrollar una inflamación crónica. Y si hablamos de las células de grasa provocadas por el sobrepeso o la obesidad, éstas son capaces de derramar grandes cantidades de proinflamatorio (moléculas que promueven la inflamación). La acidez es uno de los factores principales para el desarrollo de la Urticaria Colinérgica.

El control de la acidez es uno de los puntos claves para tratar una enfermedad, principalmente la Urticaria Colinérgica.

De otra parte, no sirve de mucho tener una alimentación equilibrada en presencia del sedentarismo. La acidez también puede ser producida por la falta o poca eliminación de los radicales libres. El problema es la acumulación de acidez que una alimentación o un estilo de vida inadecuado puede fomentar en el organismo a lo largo del tiempo.

Es importante recordar que una mala eliminación de los radicales libres está directamente relacionada con un alto nivel de acidez. El problema ocurre cuando la producción de radicales libres supera la capacidad del organismo de “antioxidar”, generando con ello un desequilibrio que tiene como resultado el estrés oxidativo y, en consecuencia, el daño celular. Eso también puede ocurrir con una gran ingesta de fármacos derivada de algún tratamiento, pero también y principalmente por una mala alimentación.

La acidez orgánica también puede producir alergias.

El ejercicio físico bien orientado y equilibrado fomentará una gran entrada de oxígeno en el organismo, y si lo acompañamos de una dieta equilibrada, tendremos los dos pilares fundamentales para la consecución de una buena salud.

La combinación de una dieta equilibrada junto con la práctica de actividad física regular, específica, adecuada y moderada, es capaz de reducir el ácido carbónico en los pulmones, el ácido graso en el hígado y el ácido úrico en los riñones, proporcionando así una limpieza de nuestros filtros, protegiendo el organismo y previniendo las enfermedades, al mismo tiempo que facilita un ambiente alcalino a las células. Las enfermedades, en su mayor parte, provienen de un largo proceso de degradación en el estilo de vida, y como consecuencia del organismo, empeorando así la calidad de vida de las personas que las padecen, y con la U.C no es diferente.

Siempre es importante recordar que el cuerpo humano tiene una ingente cantidad de sistemas de autodefensa frente a las más distintas adversidades que puedan ocurrir en el día a día. La mejor manera de entrenar estos sistemas de defensa es dejar que funcionen por sí mismos, pero podemos entrenarlos para que sean cada vez más eficientes. Con la práctica de ejercicio físico regular y controlado y una alimentación equilibrada ello es posible.

LAS EMOCIONES

Es fundamental recordar que el estrés inhibe el sistema inmunológico de las personas, facilitando así la pérdida de efectividad del organismo para protegerse frente a las adversidades. Sin embargo, en presencia o no de cualquier enfermedad, el estrés también puede ocasionar la ansiedad y la depresión. Ante una enfermedad, de manera general, las emociones se hacen difusas, y según la manera que tengamos de afrontar dicho proceso, las emociones pueden ser capaces de regular nuestro estado mental, además de nuestro estado corporal. El cuerpo humano no sólo evidencia las emociones que sentimos, sino la manera en que las sentimos. El cerebro procesa algunas emociones en función del estado fisiológico del corazón. Al recibir un impulso negativo de miedo o susto por alguna situación inesperada que se nos cruce en el camino durante la sístole (contracción miocárdica en la que el corazón expulsa la sangre de su interior), se percibe la emoción de una manera más intensa que si fuera la misma situación en diástole (cuando el corazón se relaja después de la contracción).

El cuerpo está totalmente sincronizado con las emociones, tanto es así que en algunos casos un dolor físico puede proceder de una emoción producida por un fuerte proceso de ansiedad. Las emociones humanas pueden liberar sensaciones físicas muy fuertes. Es importante volver a recordar que toda enfermedad tiene un componente emocional muy importante, y lo que va a determinar la inhibición de este componente es el estado anímico de la persona. El gran impulsor para la mejoría del estado anímico de una persona es la práctica regular de ejercicio físico junto con una alimentación equilibrada, máxime si el individuo se encuentra dentro de una enfermedad. Practicar actividad física controlada y supervisada durante una enfermedad es algo muy interesante que además fomentará un avance en el proceso de recuperación del paciente.

El estrés crónico puede provocar depresión, y ésta puede llegar a disminuir el tamaño del hipocampo (aprendizaje, memoria, humor, emociones), al mismo tiempo que aumentará el tamaño de la amígdala (miedo y ansiedad), fomentando así más depresión. Infelizmente es común ver a personas estresadas que padecen hipertensión. Esta situación es capaz de provocar una deficiencia en el BDNF (Brain Derived Neurothrophic Factor), una proteína que, de entre varias funciones, actúa como un antidepresivo natural que sirve para dar fuerza al corazón. Ayuda a mantener la capacidad de las células musculares cardiacas para su contracción y relajación de manera adecuada, máxime cuando ocurre un estrés agudo que puede ser producido por la práctica de ejercicio físico. Es común ver a personas con Urticaria Colinérgica también padecer de estrés crónico.

El estrés crónico provoca la muerte celular y debilita el sistema inmunológico.

La elevación de los estímulos en el sistema nervioso central ocasionado por situaciones de estrés puede facilitar la irritación, la ansiedad, el estado de nerviosismo, etc. Estas causas emocionales pueden fomentar la aparición de dichas ronchas y las alergias.

Al acelerar el metabolismo vía ejercicio físico, se genera un estrés agudo que será solventado por la homeostasis, y en ese proceso, el sistema nervioso simpático y el parasimpático tienen una actuación fundamental. El sistema nervioso simpático produce respuestas de defensa y de lucha ante un estímulo o el estrés, como aumentar el ritmo del corazón, la producción de saliva y la sudoración.  El sistema parasimpático contrarresta estos efectos haciendo más lento el ritmo del corazón, dilatando los vasos sanguíneos y relajando las fibras de los músculos lisos involuntarios: equilibrio simpático y parasimpático. Estos dos subsistemas tienen funciones opuestas, y así producen un equilibrio entre las funciones corporales. Además trabajan activamente y de una manera muy intensa dentro de la actividad física, principalmente si ésta está enfocada a las enfermedades. También es muy importante recordar que hormonas como la epinefrina, el glucagón, el cortisol, las tiroideas y la hormona del crecimiento, desarrollan una interesante situación metabólica para mantener el ejercicio físico en el marco de la homeostasis corporal.

El gran problema es que las personas que sufren de Urticaria Colinérgica no consiguen aguantar el tiempo suficiente en la práctica del ejercicio físico hasta que se alcance la homeostasis (respuestas adaptativas que tiene como objetivo mantener el equilibrio en el organismo). Los picores, las ronchas y la incomodidad se hacen latentes en el proceso alostático y las personas tienen que parar debido al malestar que sienten en estos momentos. Y así no dan tiempo a que su organismo busque el equilibrio dentro del ejercicio (homeostasis), y con ello el sistema inmunitario se debilita.

ORGANISMOS INTOXICADOS

Una dieta rica en azúcares y productos refinados y grasas de origen animal, puede causar con el tiempo muchas toxinas en el cuerpo que al irse acumulando saturan los intestinos y la sangre de tóxicos y adherencias nocivas, provocando que el sistema inmune se debilite, agote y funcione desequilibradamente. Ante una sobresaturación de tóxicos las vías de eliminación no son suficientes, así que la piel empieza a resentir estos efectos por muchas formas (dermatitis, urticaria, salpullido, ronchas, etc.). Estas reacciones en la piel son las principales formas en las que el cuerpo avisa de que esta desbalanceado y desequilibrado debido a una dieta inadecuada.

Los glóbulos blancos son los que se encargan de limpiar todo el terreno biológico donde se encuentran los glóbulos rojos, aspirando de manera muy impresionante las bacterias, levaduras, proteínas no digeridas, ácidos, toxinas, etc. Una vez que un glóbulo blanco se llena de basura, deposita todo lo que recogió en el líquido linfático para que todo ese desperdicio sea eliminado por medio del sudor, de la orina y las heces fecales; por esto es importantísimo cuidar las microvellosidades del intestino, ya que si las dañamos con una dieta inadecuada, una de las cosas que sucede es que estas microvellosidades se inflaman y entonces se tapa una vía fundamental de eliminación, dando inicio a un ciclo de desequilibrios que más adelante producirá un caos en nuestra salud. La Urticaria Colinérgica puede ser el resultado de uno de estos desequilibrios. En presencia de la Urticaria Colinérgica, es una buena idea mantener una dieta equilibrada, de preferencia vegetariana, y con un gran aporte de ensaladas verdes, pues esa clase de dieta es antioxidante y auxiliará en la limpieza del organismo en la eliminación de los radicales libres.

En el caso de la UC, los fármacos más utilizados para combatirla funcionan con el objetivo de reducir la actividad del Sistema Nervioso Central y para reducir la histamina química natural del cuerpo. No obstante, algunos otros fármacos también pueden liberar histamina en la sangre, pudiendo incluso reducir la eficacia de la enzima que la degrada. Algunos de estos fármacos son: aspirina, antiinflamatorios no esteroideos, diuréticos, antibióticos o antidepresivos. Así que hay que tener en cuenta que el tratamiento de la UC podrá tener su efecto reducido o bloqueado si se está consumiendo alguno de estos fármacos, además de estar generando más radicales libres en el organismo. Las enfermedades deben ser vistas desde un punto de vista muy amplio. La utilización de fármacos de manera desmesurada, descontrolada o por largos períodos de tiempo también fomentan una gran cantidad de radicales libres, además de también debilitar el sistema inmunológico.

PARA TENER EN CUENTA

Evitar los productos de limpieza e higiene altamente tóxicos. De preferencia utilizar productos naturales o bio.

Evita consumir alimentos refinados como sal, azúcar y harina.

No consumir los alimentos procesados y frituras.

No consumir alcohol.

No fumar.

Consumir fármacos solo cuando sea realmente necesario.

Consumir frutas y verduras, de preferencia de hojas verdes.

Beber un vaso de agua templada en ayunas antes de desayunar.

Beber un vaso de agua con limón al día (el ácido cítrico es un estupendo alcalinizante a pesar de ser ácido).

Incrementa el consumo de agua de alta calidad.

Una dieta vegetariana es una buena idea en los casos de Urticaria Colinérgica.

Mucho cuidado al elegir productos químicos para la estética, belleza y cuidado de la piel, ya que éstos en ocasiones pueden contener tóxicos.

Estar lejos de cualquier posible entorno con contaminación.

Mantener la habitación o el lugar donde se duerme siempre limpio y ventilado.

Tener cuidado con el tipo de tejido que utilizas en las ropas.

Practicar ejercicio físico controlado siempre bajo la supervisión de un profesional, y de preferencia utilizando un programa de ejercicios de resistencia en un principio. El trabajo multidisciplinar es de suma importancia.

EJERCICIO FÍSICO Y URTICARIA COLINÉRGICA

A lo largo de 12 años trabajando con esta población, se ha evidenciado que el ejercicio físico controlado y direccionado es muy beneficioso para tratar la Urticaria Colinérgica. Desde luego no son todos los ejercicios que pueden ser utilizados, al menos en un principio, pues el estrés que la actividad física proporciona al organismo ocasionará una alostasis muy severa y hará que los síntomas de la UC se intensifiquen en gran medida. Por este motivo, la práctica de ejercicios físico como tratamiento de la UC debe ser enfocado con el fin de presentar una situación diferente al organismo frente a los cambios metabólicos, al mismo tiempo que acostumbrar a ese organismo a los estímulos con el propósito de devolver al cuerpo de la persona que lo sufre, la capacidad de afrontar y tolerar las reacciones químicas producidas por el mismo. Una de las cosas que estamos descubriendo a medida que vamos conociendo más sobre esta enfermedad, es que su mecanismo no reside en la temperatura alta o baja del cuerpo, sino en el cambio de temperatura corporal y en la readaptación que el cuerpo tiene que sufrir para conseguir la homeostasis y encontrar el equilibrio orgánico.  Las personas que sufren de Urticaria Colinérgica, a medida que pasa el tiempo, van debilitando cada vez más su sistema inmunológico debido a que su organismo se va adaptando cada vez más a los efectos y restricciones de esta enfermedad, y se van distanciando de las reacciones naturales del cuerpo humano frente a un cambio metabólico.

estímulo = alergia = picores agresivos = poca respuesta de defensa => alergia y más agresiva =+ picores y ronchas = debilidad del sistema inmunológico

Muchas personas se asustan con la idea de hacer ejercicio físico principalmente estando enfermas, pero hay muchas maneras de entrenar, máxime dentro de una enfermedad. En el caso de la UC, los ejercicios deben ser adaptados a la persona en función de la gravedad de los síntomas. Hemos desarrollado un programa completo de ejercicios con base en la isometría y enfocados a esta patología.

Nuestro cuerpo está diseñado para moverse. El cerebro no reconoce el sedentarismo.

En la mayor parte de los casos de UC, las personas que la sufren dejan de moverse lo que deberían, pues la enfermedad así lo exige. Hay una ingente cantidad de motivos que comprueban la efectividad de la actividad física frente la UC, pero uno de los más importantes, es la estimulación que el ejercicio físico ocasiona en Hipotálamo, y la regulación del metabolismo. El Hipotálamo al ser estimulado por el ejercicio físico, envía estímulos para la liberación de una gran cantidad de neurotransmisores y hormonas que ocasionan el bienestar, principalmente la oxicitocina, la dopamina, las endorfinas, serotoninas.  Al mismo tiempo que eso ocurre, la Amígdala es bloqueada en las acciones referentes a las emociones, a la liberación de la ACTH y del estrés. La actividad  física, además de favorecer la mejoría de la salud y de la forma física,  es capaz de incrementar  la reserva cerebral mediante la inducción de neurogénesis y sinaptogénesis, de aumentar la reactividad sináptica del hipocampo, de mejorar la vasculatura cerebral,  de reducir el depósito de hierro en el cerebro, de reordenar las redes neurocognitivas, de debilitar  las reacciones adversas de las hormonas del estrés en el cerebro, de alterar  la densidad de las lesiones de la sustancia blanca que reflejan microangiopatía, y de mejorar el rendimiento cognitivo. 

RESULTADO 

La solución que hemos encontrado y que además está funcionando muy bien, es la aplicación de un programa de ejercicios Isométricos en una primera fase del programa, junto con una mudanza radical en la alimentación y en el estilo de vida. La alostasis en estos casos es soportable para la persona, sobretodo porque todos nosotros pasamos el día trabajando algún músculo de manera isométrica, así que el cerebro procesa esa información de una manera mucho más rápida. Es importante recordar que el cerebro tarda una media de 18 a 260 días, según la persona, para reconocer que una nueva situación metabólica es segura y adaptarse a ella. Una vez que la persona esté metabólicamente adaptada a esa clase de ejercicios, se empieza a añadir otras clases de entrenamientos como por ejemplo los aeróbicos, pero de una forma muy controlada. La alostasis que se producirá en estos momentos será muy soportable y la persona afectada tendrá una adaptación muy positiva a los cambios metabólicos producidos por el ejercicio físico dentro de la Urticaria Colinérgica. Los picores y la alergia remitirán poco a poco. Obviamente cada persona es un mundo totalmente diferente.

Se ha evidenciado que el ejercicio físico es muy positivo para ayudar a la remisión de la UC. Lo que suele ocurrir es que las personas que experimentan esta remisión, si dejan de practicar ejercicio vuelven a experimentar episodios de UC.

CONCLUSIÓN

Podría haber un problema con la producción de hormonas o su secreción, cosa que desencadenaría un desequilibrio hormonal.

Ello estaría ocasionando un problema biológico muy complejo, pues el cuerpo se estaría volviendo sensible a un proceso biológico natural (la sudoración). Este desequilibrio hormonal puede ser el resultado de la dieta, el estrés, la falta de vitaminas, la falta de exposición al sol, los tumores no detectados, o por otras razones.

Podría haber una deficiencia de vitaminas desconocidas (como la vitamina D u otros), que pueden causar enfermedades.

La urticaria colinérgica puede ser un tipo de "auto inmunidad" adquirida en el que el cuerpo se está haciendo sensible a ella y a las propias sustancias químicas naturales.

Puede existir una alergia subyacente (desconocida) o intolerancia a algo en la dieta o en el medio ambiente, haciendo que exista un aumento en la producción de IgE.

Tal vez algún gen sea el responsable de una tendencia hacia la condición de una susceptibilidad genética

Otras razones desconocidas.

Infelizmente hasta que desarrollemos, o que tengamos más investigaciones desarrolladas, no podremos responder a muchas preguntas. Espero que en un futuro próximo podamos entender con exactitud cuáles son los mecanismos que ocasionan la Urticaria Colinérgica. Esto podrá conducirnos, además del ejercicio físico y de una mejoría en la dieta, a efectivas opciones de tratamientos para las personas que la sufren.

 

Prof. Dr. Sergio Simphronio

 

 

 

REFERENCIAS

Urticaria Colinérgica: La alergia al ejercicio físico ( I ) - EL BLOG DEL DR. SERGIO SIMPHRONIO

Las emociones dentro de las enfermedades -  EL BLOG DEL DR. SERGIO SIMPHRONIO

¿Por qué un 68% de las mujeres con sobrepeso y/u obesidad abandonan los programas de pérdida de peso en Europa? - EL BLOG DEL DR. SERGIO SIMPHRONIO                               

MEDSCAPE - Cholinergic Urticaria Robert A Schwartz, MD, MPH

Cholinergicurticaria.net

Read 10592 times
Rate this item
(6 votes)